Home Noticias Hearst España elimina el plástico de los envíos a suscriptores

COMPARTE ESTA NOTICIA:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

La medida, que supondrá la retirada de más de 2,5 toneladas de plástico del medioambiente, se pone en marcha en el mes que Hearst España dedica a la sostenibilidad y cuidado del planeta.


El grupo de comunicación Hearst España eliminará los sobres de plástico y papel que utiliza para los envíos de revistas a sus suscriptores y los sustituirá por bolsas de un material 100% compostable.


Hearst España utilizará para estos envíos un material denominado Bioplast 100% compostable. Este bioplástico ha sido desarrollado por varias universidades españolas y francesas a partir de residuos agrícolas. Una vez acabada su vida útil, estos bioplásticos se descomponen y se convierten en compost orgánico a una velocidad similar a la del resto de materiales orgánicos sin dejar residuos tóxicos.


Esta medida, que se enmarca en la estrategia de respeto al medio ambiente y sostenibilidad de Hearst a nivel global, se aplicará a todas las marcas del grupo en España, lo que supondrá la retirada de más de 2,5 toneladas de plástico que se utilizaban en los 250.000 envíos anuales.


Hearst reafirma así su compromiso con la sostenibilidad y el cuidado del planeta que, ya en 2011, le llevó a obtener el certificado PEFC por el que se responsabiliza de que todo el papel que consume para la impresión de sus publicaciones procede de bosques gestionados de forma sostenible, garantizando así un aprovechamiento responsable de la madera.


Además, esta medida se pone en marcha en el mes que Hearst España y todas sus marcas dedican a la sostenibilidad y a la mejora medioambiental. De esta forma, desde el 20 de mayo y hasta el 20 de junio, los contenidos editoriales así como las experiencias y eventos de marcas como ELLE, Harper´s Bazaar, Esquire o ELLE Decoration, pondrán su foco con especial atención en el respeto y el cuidado de nuestro planeta.

Responder