Home Noticias Actualidad Por qué las marcas deben preocuparse por la atención que atraen

COMPARTE ESTA NOTICIA:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

3 claves según Seedtag que las marcas deben implementar para garantizar que se capte la atención del usuario


Dado que las personas consumen una cantidad alucinante de contenido en un número cada vez mayor de dispositivos, pantallas, plataformas y canales, la atención del consumidor se ha vuelto extremadamente fragmentada. 


El ser humano promedio tiene una capacidad de atención relativamente finita, por tanto, la batalla para tomar una porción de ese pastel se ha intensificado ferozmente. En los últimos años, hemos visto aparecer con frecuencia la palabra ‘Economía de la atención’. La economía de la atención trata la atención como un bien escaso, por el que luchan todos, desde marcas, grandes empresas, políticos y muchas otras entidades.  


En la era digital actual, la verdadera lucha por este recurso limitado está cambiando la forma en que los especialistas en marketing miden el éxito.


La atención humana se ha convertido rápidamente en la medida clave del éxito de los anuncios o contenidos. Es importante tener en cuenta que la «atención» no es el santo grial del rendimiento del contenido. Sin embargo, es el próximo gran paso y se basa en las métricas tradicionales de éxito.


Según Seedtag, estos son los 3 componentes clave que deben implementarse para garantizar que se capte la atención en cada oportunidad posible.


El contexto:

A medida que avanzamos hacia un mundo en el que la privacidad es lo primero, medir si la audiencia correcta vio su anuncio se ha convertido en una gran tarea para los especialistas en marketing.


El fin de las cookies, las regulaciones de la industria como GDPR y CCPA están afectando la capacidad de orientar y medir el éxito. Aquí es donde el contexto juega un papel clave  para los especialistas en marketing. Dado que el consumidor promedio ve entre 6000 y 10 000 anuncios al día, el marketing contextual permite a los especialistas en marketing generar más de tres veces el compromiso que habrían obtenido de otra manera.


La creatividad:


La creatividad sigue siendo el foco central de cualquier métrica de éxito para la colocación de anuncios. Lo que no ha cambiado desde el día en que se imprimió el primer anuncio es la naturaleza humana de comprometerse más con algo que es relevante e interesante.


Los estudios indican que la variación entre una buena creatividad y una mala creatividad puede ser de hasta 17 puntos porcentuales en lo que respecta al recuerdo de la marca. Esto no se limita solo a una excelente copia del anuncio en la época actual, sino ¿cómo se puede interactuar creativamente con la audiencia?


Los millennials de hoy confían menos en los anuncios tradicionales y confían en su red para obtener recomendaciones sobre cosas para comprar, lugares para comer, marcas con las que interactuar.


La publicidad no intrusiva:


¿Cuántas veces nos ha molestado mucho un anuncio que aparece en medio de un video en línea o mientras uno simplemente está escuchando su lista de reproducción favorita?


Los estudios muestran que los anuncios vistos en entornos no disruptivos, como debajo del artículo o en un suministro de noticias, generan un 25 % más de atención que los anuncios colocados en un entorno interrumpido como pre-roll… o peor aún, mid-roll.


Es fundamental que las marcas sepan dónde y cuándo colocar el anuncio para que los consumidores estén en el mejor estado mental para interactuar con el anuncio. Si uno estuviera viendo un video de su artista musical favorito actuando y fuera interrumpido por un anuncio para comprar una hamburguesa; no importa cuán buena se vea la hamburguesa en el anuncio, uno probablemente se enojaría y esperaría para volver a ver la presentación musical. 


En la economía de la atención, es imperativo predecir la mentalidad del consumidor al colocar el anuncio y la probabilidad de que esté en el estado de ánimo adecuado para participar y eventualmente actuar.

Responder